Profesional pionero y abanderado del diseño industrial en España, André Ricard ha contribuido de una manera decisiva al desarrollo social y empresarial de esta disciplina. Ha sido Presidente del ADI-FAD (Agrupación de Diseño del Fad), Presidente Fundador de la ADP (Asociación de Diseñadores Profesionales), Vice-presidente de ICSID (Consejo Internacional del Diseño), Vice-presidente del BCD (Barcelona Centro de Diseño), Miembro de la Facultad del Art Center (Vevey, Suiza). Jefe del Departamento de Diseño de Producto de la Escuela de diseño Eina y Patrono de la Fundació Eina, Presidente de Design for the World (ONG del diseño).

Es Patrono Honorífico de la Fundación Loewe, Miembro de Honor de la Reial Academia de les Belles Arts de Sant Jordi y Académico Emérito de la Reial Academia de Ciencies i Arts de Barcelona.

Sus proyectos han perseguido la mejora funcional de gran variedad de objetos de uso cotidiano. Especialmente prolífica ha sido su colaboración desde 1963 en el diseño de los envases de Puig Perfumes. También cabe destacar su colaboración con el movimiento olímpico y, particularmente, con la antorcha de los JJ.OO. Barcelona 92 y el pebetero de la llama olímpica del Musée Olympique de Lausanne (Suiza). En su faceta de promotor nacional e internacional de la profesión y también como ensayista y pedagogo, ha destacado por su concepción del diseño vinculada a una ética de la utilidad.

André Ricard ha sido Premio Nacional de Diseño en 1987, Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya, Ordre Olympique del Comité Olímpico Internacional, Chevalier des Arts et des Lettres de Francia, Medalla de Oro al Mérito Artístico de la ciudad de Barcelona y Chevalier de la Légion d’Honneur de Francia.